jueves, 4 de octubre de 2018

Resolución del X Pleno del Comité Central del PCMLV (Septiembre 2018) (Extraordinario)

MOMENTO POLÍTICO
 Las contradicciones inter imperialistas siguen agudizándose, manifestándose este fenómeno de diferentes formas y en diferente escenarios, tal es la situación que podemos constatar con el desarrollo de la llamada guerra comercial que en la actualidad tiene lugar entre dos factores imperialistas, tal es el caso de los EE.UU y China, países que se encuentran en una particular carrera por el reparto del mundo, por tal motivo quieren asegurarse el dominio de los mercados, lo que le aseguraría mejores condiciones para ganar la batalla cada cual a sus competidores.
 
Los imperialistas del bloque EE.UU - UE y China - Rusia han adoptado diferentes tácticas para tratar de alcanzar sus objetivos, el primero medidas de carácter proteccionista, promoviendo recuperar el mercado interno. Estas medidas expresan acciones que impactan negativamente contra la población de inmigrantes, los cuales se han visto afectados por acciones como la deportación, el gobierno estadounidense ha optado por el fortalecimiento de los organismos represivos e institucionales para tratar de impedir el ingreso de inmigrantes a territorio estadounidense. Como es de esperarse, los imperialistas a través de sus órganos de propaganda tratan de convencer al mundo que la culpa de las situaciones negativas que viven los trabajadores en los EE.UU es culpa de los inmigrantes, artimaña a la que recurren con la intención de desviar la atención de las reales causas del problema. 

Por otro lado están los imperialistas del bloque China - Rusia, que junto a sus socios privilegian una acción expansionista, incrementando la exportación de capitales a grandes niveles, teniendo mayor influencia en nuevos mercados, significando esto una mayor dirección en la política de diversos países apoyándose en el fortalecimiento de convenios económicos, donde se aseguran importantes ganancias, además de que de estos países por su carácter dependiente quedaran supeditado a sus intereses. 

Pero además las contradicciones inter imperialistas no sólo se expresan en estos eventos, sino que podemos verificarlas en las acciones como las agresiones militares que sufren algunos países, entre ellos Siria, Irak, Afganistán, países que han sido escenario en los cuales se han desplegado los ejércitos mercenarios financiados por los EE:UU y la unión europea desatando así toda su capacidad genocida para cumplir el mandato de sus amos. El empleo de mercenarios tiene la intención táctica de exculpar a los ejércitos regulares por sus crímenes, pues los invasores imperialistas no asumen de manera formal sus crímenes, sino que al ser ejecutados por mercenarios entonces hacen uso de la legalidad burguesa para evadir la responsabilidad bajo el pretexto de que no se puede señalar a la institución militar de ningún país particular de manera directa. Demuestra esto como la burguesía se burla de su propia institucionalidad, se burla de la comunidad internacional declarando que estos grupos al margen de la ley “no los controla ningún gobierno”. Para consolidar a estos ejércitos mercenarios por un lado los imperialistas se apoyan en grupos de fanáticos religiosos, los cuales le aportan una cantidad de combatientes a quienes ayudan, proporcionándoles diferentes recursos desde equipamiento militar, logística, movilización hasta información de inteligencia que les permite operar con mayores posibilidades de éxito. 

Pero la expresión de estos ejércitos mercenarios también lo vemos aquí en América Latina, con mayor claridad en países como Colombia y México, en la que las organizaciones del narcotráfico (una de las actividades que genera a la burguesía inmensas ganancias) han constituido grupos armados que con importante apoyo de organizaciones e individualidades políticas vinculadas a las fuerzas contra revolucionarias, desarrollan toda una serie de acciones como amedrentamiento y masacres, con el fin de mantener protegidos los inmensos negocios surgidos a partir de sus actividades ilícitas.
 
Las consecuencias del reacomodo imperialista van a tener expresiones que van a reflejarse en las situaciones que se desarrollan en los países de economía dependiente, tal es el caso de Nicaragua, país que vive una convulsionada situación social a partir de una serie de movilizaciones impulsadas con mucha fuerza por factores vinculados a la oposición, grupos políticos que en sus declaraciones y acciones levantan las banderas de “Libertad” como elemento táctico que busca conseguir apoyo a sus exigencias, entre ellas que Daniel Ortega deje el gobierno. Pero es importante ver cuáles son las causas que motivan esta serie de acciones, que no es simplemente salir del gobierno. 
 
Por una parte debemos evaluar que uno de los motivos está en que los imperialistas chinos han expuesto un proyecto de construir un canal inter oceánico, que conectado al puerto de aguas profundas de Mariel en Cuba permitirá el control de gran parte de la actividad económica, no solo en Centroamérica sino también de rutas muy importantes para el tráfico comercial internacional, al mismo tiempo que debilitaría el control que el imperialismo norteamericano hoy ejerce sobre el canal de Panamá. He ahí parte de las verdaderas causas que mueve a los actores de este conflicto. Para los imperialistas del bloque EE.UU-UE es vital evitar perder control en la región. Un gobierno como el de Daniel Ortega que fortalece la alianza con el bloque China - Rusia le es un obstáculo que está decidido a eliminar para avanzar en su propósito. 
 
Si bien el gobierno de Daniel Ortega ha demostrado las inconsecuencias propias de los reformistas y Nicaragua por ser una economía capitalista dependiente no podrá responder satisfactoriamente a las necesidades básicas de la mayoría de la población, las banderas que hoy levanta la mayoría de la oposición que está en la calle no son de liberación nacional, no pasan por rechazar la injerencia del imperialismo norteamericano que por décadas ha hecho la guerra contra este pueblo, detrás de estas protestas están financistas vinculados a sectores retrógrados, eclesiásticos, a terratenientes, factores económicos aliados al imperialismo norteamericano que se ven desplazados ante las acciones de un gobierno que se ha acercado cada vez más al bloque imperialista China - Rusia, acentuando al mismo tiempo su carácter reformista.
 
En fin el problema de Nicaragua no es tampoco una confrontación generacional, en donde unos jóvenes “preñados de buenas intenciones” “sin ningún objetivo político”, luchan por la “libertad”, este análisis carente de los elementos propios de un análisis marxista obvia los intereses de clases que se manifiestan en las acciones, discursos y propuestas que surgen al calor del conflicto. Incluso se llega a cometer la inconsistencia de exponer los hechos de manera que se deja ver que todos los muertos son parte de los manifestantes anti gobierno, escondiendo deliberadamente así la realidad del crudo enfrentamiento que hay entre dos sectores, donde muchas personas vinculadas al gobierno y al frente sandinista han sido asesinadas, otras torturadas, asediadas por grupos opositores que actúan bajo la dirección de factores que responden a los intereses del bloque EE.UU y grupos económicos nacionales ligados a este bloque imperialista. 
 
El proletariado de Nicaragua debe trabajar por el fortalecimiento de su organización, situación que le permita avanzar hacia la conquista de importantes objetivos en favor de su causa. Debe el proletariado nicaragüense evitar ser confundido por las propuestas de la derecha disfrazadas bajo el manto libertario, pero también es imperioso y urgente para las fuerzas populares revolucionarias de Nicaragua superar los límites impuestos por el reformismo que le impide alcanzar la cualificación necesaria para avanzar en la lucha anti imperialista, al mismo tiempo que le impide avanzar en la construcción de una alternativa verdaderamente revolucionaria en favor de los explotados y oprimidos. Construir la organización revolucionaria del proletariado es una tarea que debe trabajarse con urgencia para escribir una nueva página en la historia de la lucha revolucionaria de manera victoriosa. 
 
Argentina: 
El país del Cono Sur vuelve a ser escenario destacado de la lucha de los sectores populares contra las medidas de un gobierno que se ha plegado de manera abierta a los intereses del FMI con el propósito de que se le otorgue un préstamo por parte de este ente financiero para tratar de superar la actual crisis económica. Sin embargo ya el pueblo argentino tiene vasta experiencia con las consecuencias que genera la aplicación de estas medidas económicas en el seno de los explotados y oprimidos. Estos sabiendo las terribles consecuencias que les traerá la aplicación de estas medidas se han movilizado, han llamado a jornadas de paro nacional, lo cual se ha cumplido en importante medida. Los sectores populares siguen en la calle, con importante disposición para el combate callejero que de seguro se va a agudizar, pues imponer el paquete dictado por el FMI a sangre y fuego será de seguro la medida que tome el gobierno burgués de Mauricio Macri cuyo interés está en favorecer a los intereses del imperialismo.
 
Es claro que el capital financiero hará todo lo que esté a su alcance para ayudar a Macri a imponer estas medidas, buscan implementar una vez más un mecanismo que les ha permitido mantener importante control en la economía de este país, buscan fortalecer los vínculos de dependencia en un momento donde los imperialistas libran la batalla por el reparto del mundo.
 
La salvación para el pueblo argentino está en su capacidad de organización, es necesario que las fuerzas revolucionarias del proletariado se pongan al frente de esta lucha, la contradicción capital - trabajo se exacerba, se dirimirá en favor de quienes sepan acumular fuerzas y organizarlas en favor de sus intereses de clases, abogamos porque el proletariado argentino pueda trascender de la lucha economicista hacia una mayor capacidad de combate en la arena política, para asestar un golpe al enemigo imperialista. Los avances y victorias del proletariado junto a las fuerzas populares en general en Argentina son necesarios para seguir construyendo la ruta revolucionaria de los pueblos de América Latina hacia su liberación del yugo capitalista. 
 
Venezuela: 
Nuestro país vive momentos decisivos, como lo hemos expuesto en anteriores ocasiones el imperialismo principalmente el expresado en el bloque EE.UU y UE han desarrollado diferentes mecanismos de agresión que se expresan, entre otras cosas, en el actual bloqueo económico, militar, diplomático y político.
 
La agudización de las contradicciones de clase que se experimenta se ha expresado en los diversos sectores de la sociedad, las masas comienzan a salir de un periodo de reflujo, se manifiestan de diferentes maneras en acciones de calle, de protestas exigiendo mejoras en los servicios. Pero las acciones de las masas no se han limitado solamente a exigencias reivindicativas, parte de ellas levantan el planteamiento político revolucionaria, exponiendo la necesidad de superar las condiciones impuestas por el estado burgués, lo que indica la necesidad de avanzar decididos en la lucha por destruir el Estado capitalista.
 
El proletariado más consciente se moviliza exponiendo la necesidad de superar las limitaciones impuestas por el reformismo, lucha de manera consecuente contra aquellas corrientes que quieren imponer la tesis de que la clase obrera no puede llevar a cabo las tareas revolucionarias que impone el momento. Quienes abogan por estas tesis manifiestan una profunda desconfianza en la clase obrera, prefieren seguir entregando millones de dólares a los enemigos del pueblo venezolano, la burguesía, la cual ha despilfarrado inmensas cantidades de dólares, por otra parte la burguesía emplea inmensas cantidades de dólares que le han sido entregado con el objeto de supuestamente impulsar la actividad productiva para invertirla en actividades conspirativa contra el mismo gobierno. La burguesía seguirá en su empeño de fortalecer sus apetencias de apoderarse de grandes cantidades de dinero de manera fácil, para esto ha puesto la mirada en ver como se favorece de las medidas económicas recientemente anunciadas por el gobierno. Fijémonos bien, varias de las medidas favorecen el desarrollo de los grupos capitalistas; pues les facilita su actividad en nuestro territorio. Pero hay unas como el anuncio del aumento salarial en más de 6000% que beneficiaria casi en lo inmediato a los trabajadores. Ante esto los burgueses salieron a exponer la imposibilidad de pagar a los trabajadores “por ser un aumento exagerado”, situación que devela como la burguesía miente descaradamente, pues, los niveles de incremento de la plusvalía relativa han alcanzado expresiones superlativas a través de diversos mecanismos empleados por la burguesía, razón por la cual las inmensas ganancias obtenidas por esta clase hacen posible pagar este aumento sin ningún tipo de problemas. Pero como siempre la burguesía y sus aliados lacayos se valen de cualquier artimaña para anular los posibles beneficios del proletariado incluso cuando estos no ponen en peligro ni siquiera un poco su estabilidad como clase.
 
Al mismo tiempo que la social democracia intenta responder con armas melladas del capitalismo a la crisis actual que vive el país, fuerzas ligadas a los sectores imperialistas del bloque EE.UU y UE incrementan sus acciones de ataques por diversos flancos contra el pueblo venezolano.
 
Como hemos expuesto en anteriores ocasiones las causas de la situación actual las podemos encontrar en los efectos de la crisis del capitalismo sobre la economía de nuestro país, las inconsecuencias y los errores del gobierno, las agresiones el imperialismo del bloque EE.UU - UE contra nuestro país, falta de mejores y mayores niveles de organización y unidad de los factores de la izquierda revolucionaria.
 
Ante este escenario los marxista-leninistas debemos desplegar los mejores esfuerzos para fortalecer la capacidad de lucha del proletariado, aumentando su capacidad de movilización y dirección en la lucha revolucionaria contra la explotación capitalista. Al mismo tiempo es necesario seguir avanzando en la lucha anti imperialista, fortaleciendo la iniciativa del frente popular revolucionario como espacio que nos ayudará a cualificar nuestras fuerzas, forjando la unidad de los factores revolucionarios en torno a objetivos tácticos, para esto es importante tener muy claro quién es el enemigo principal para los actuales momentos, el imperialismo del bloque EE.UU- UE el cual mueve todas sus piezas para avanzar hacia una agresión de mayores dimensiones contra nuestro pueblo.
 
Los marxista-leninistas seguiremos trabajando para los futuros escenarios los cuales sin duda serán decisivos para las posibilidades de avance revolucionario del proletariado, que en la actualidad tiene la importante tarea de consolidar su organización, para poder asestar con mayor fuerza los golpes al enemigo de clase.
 
SOBRE EL MOMENTO QUE ATRAVESAMOS
Nuestro Partido atraviesa una compleja situación, la más compleja en su existencia, ya que se desarrolla en el marco nacional e internacional, con amenazas a lo interno y externo, del imperialismo y de las fuerzas reaccionarias nativas, podemos decir que nos hallamos en el ojo del huracán político recibiendo ataques desde elementos con posiciones de infantilismo de izquierda y revisionismo, también con presiones desde el reformismo, el oportunismo y la extrema derecha, llevando a la dirección del partido a trabajar para que la posición marxista-leninista consecuente triunfe en la ofensiva organizativa e ideológica que se desarrolla.  
 
“El partido se fortalece depurándose de los elementos oportunistas. El fraccionalismo dentro del partido nace de los elementos oportunistas. El proletariado no es una clase cerrada. A ellos afluyen continuamente elementos de origen campesino, pequeño burgués e intelectual proletarizados por el desarrollo del capitalismo. Al mismo tiempo, en la cúspide del proletariado compuesta principalmente de funcionarios sindicales y parlamentarios cebados por la burguesía a expensas de los superbeneficios coloniales, se opera un proceso de descomposición. «Esa capa (dice Lenin) de obreros aburguesados o de “aristocracia obrera”, enteramente pequeño burgueses por su género de vida, por sus emolumentos y por toda su concepción del mundo, es el principal apoyo de la segunda internacional, y, hoy en día, el principal apoyo social (no militar) de la burguesía. Todos estos grupos pequeñoburgueses penetran de un modo o de otro en el Partido, llevando a éste el espíritu de vacilación y de oportunismo, el espíritu de desmoralización y de incertidumbre. Son ellos, principalmente, quienes constituyen la fuente del fraccionalismo y de la disgregación, la fuente de la desorganización y de la labor de destrucción del Partido desde dentro. Hacer la guerra al imperialismo teniendo en la retaguardia tales "aliados", es verse en la situación de gente que se halla entre dos fuegos, tiroteada por el frente y por la retaguardia. Por eso, la lucha implacable contra estos elementos, su expulsión del Partido es la condición previa para luchar con éxito contra el imperialismo.»[1]
 
El intento de fracción implica acciones organizadas y sistemáticas por parte de uno o más militantes para modificar las decisiones de los órganos de dirección utilizando métodos no orgánicos, relaciones “horizontales o naturales” entre militantes o con entes externos, expresión de prácticas no marxistas que vulneran el centralismo democrático con la intención de modificar las políticas aprobadas por el congreso u otros espacios de dirección del partido por medios conspirativos, en lugar de abordarlo directamente en los espacios que corresponden sobre la base de sus normas.
 
En lo internacional nuestro partido se ha visto empujado a atender una contradicción de carácter ideológico y político, en defensa del método marxista-leninista, para combatir desviaciones, políticas erradas que confunden el enemigo principal y las acciones que debe llevar adelante un partido proletario, alertando sobre el peligro revisionista de no colocar en primer lugar “en términos generales las contradicciones principales del imperialismo”[2]: La contradicción inter-imperialista, la contradicción entre países imperialistas y dependientes, así como la contradicción capital – trabajo.

Existen algunas premisas del marxismo leninismo vitales para nuestro partido que han pretendido ser vulneradas por una acción de injerencia externa, con complicidad interna, a las que hoy y siempre tenemos que oponernos sobre la base de la defensa de los siguientes elementos:

1- El Centralismo Democrático. Es un principio fundamental de organización del partido proletario, expresa un elemento estatutario y normativo general de los marxista-leninistas que un verdadero partido revolucionario defiende y que bajo ningún concepto puede promover su debilitamiento en su propia estructura o en otras organizaciones.

Tiene los siguientes elementos: 1.1- La dirección colectiva, 1.2- La democracia interna, 1.3- La subordinación de la minoría a la mayoría, 1.4- La crítica y autocrítica. De igual forma “El PCMLV es una sola organización, un sistema único de organismos con una línea, un programa, unos estatutos y un solo Comité Central, no admite la existencia de fracciones.”[3] 
 
2- El Internacionalismo proletario. “Si bien la lucha del PCMLV, por su forma, se ubica en un ámbito geográfico e histórico nacional y regional, por su contenido, se ubica en la perspectiva de la lucha de la clase obrera a nivel mundial partiendo de la premisa del internacionalismo proletario, principio y base del accionar de los verdaderos comunistas marxista-leninistas.”[4]
 
El internacionalismo proletario es un principio que expresa el carácter internacional del proletariado, su lucha a nivel mundial que se basa en la necesidad de definir las acciones fundamentales y el enemigo principal, colocando como prioridad los intereses generales de los explotados y no los intereses de una determinada nación o sector social particular, se diferencia del cosmopolitismo que es una tendencia de tipo burgués que se basa en la acción internacional, pero no en base a intereses estratégicos del proletariado, sino sobre la base de expectativas individuales, sectoriales y en función del chovinismo. 
 
De igual forma combatimos:
 
La injerencia externa, acción que violenta estas premisas organizativas, así como el respeto y confianza entre partidos al vulnerar la unidad política ideológica mediante un trabajo sistemático y permanente en función de incidir en la política de otro partido. “En sus relaciones con otras fuerzas revolucionarias, el partido se basa en los principios de igualdad, respeto, camaradería, apoyo mutuo y solución de los problemas de manera franca y fraterna, crítica y autocrítica.”[5]
 
El Revisionismo. “Es una corriente hostil al marxismo que se manifestó primeramente a fines de la década del 90 contra el materialismo dialéctico sobre el estandarte de la “revisión” y de la enmienda de las bases filosóficas del marxismo, suplantaron la dialéctica, es decir, la doctrina sobre el desarrollo a base de las contradicciones internas y de los saltos, por un vulgar evolucionismo.”[6]
 
“El complemento natural de las tendencias económicas y políticas del revisionismo era su actitud ante la meta final del movimiento socialista. «El objetivo final no es nada; el movimiento lo es todo»: Esta frase proverbial de Berstein expresa la esencia del revisionismo mejor que muchas largas disertaciones.”[7]
 
En lo concreto el revisionismo oculta las ideas del materialismo histórico y las pretende transformar en un discurso ambiguo ya que no aplica las categorías ni las leyes de la dialéctica y por lo tanto tiene un carácter burgués, su planteamiento se queda en el idealismo aunque asuma poses de radicalismo incendiario.

Promovemos:
 
En el terreno organizativo: Lucha por la defensa del centralismo democrático y de las premisas de la organización leninista.
 
En el terreno ideológico: La consolidación de las posiciones ML esgrimidas en lucha contra el reformismo, el revisionismo, el oportunismo, el infantilismo de izquierda, el trotskismo, el anarquismo y el maoísmo. Para esto tenemos las herramientas de lucha del materialismo dialéctico y nos basamos en las obras de los clásicos del marxismo-leninismo.
 
En el terreno político: Trabajamos por consolidar las relaciones nacionales e internacionales y defender nuestra táctica ante los ataques de la reacción, del reformismo, revisionismo y del oportunismo.
 
Comité Central del
Partido Comunista Marxista Leninista de Venezuela.
 
Caracas, Septiembre de 2018.


[1]Stalin. Fundamentos del Leninismo.
[2]Stalin. Fundamentos del Leninismo.
[3]Estatutos.
[4]Idem.
[5]Idem.
[6]RosentalYudin. Diccionario de Filosofía.
[7]Lenin. Marxismo y Revisionismo

1 comentario:

omar rivero dijo...

La resoluciòn de nuestro partido PCMLV, es hoy faro para navegar con el marxismo-- leninìsmo-- stalinismo en esta embravecido mar polìtico venezolano en la cual los revidsionistas y los reformistas hacen causa comun