jueves, 5 de enero de 2023

EDITORIAL ENERO 2023

Continúan los movimientos en la economía y las luchas en el mundo.Como elemento central podemos decir que hemos visto caída del PIB, disminución del intercambio entre países, aumento de la deuda, Inflación, problemas de abastecimiento de materias primas, energía y alimentos con aumento de precios, esto se ha definido como una nueva recesión que vuelve a ser descargada en las espaldas del proletariado y expresa un agravamiento de la crisis del modo de producción capitalista por el impacto de la pandemia y de la guerra entre Rusia y la OTAN en Ucrania, con un desplazamiento progresivo hacia la política por otros medios expresada en guerras directas y en nuevas provocaciones como la del bloque imperialista EE.UU-UE en Taiwan, Corea o el Reino Unido en Las Malvinas, en medio oriente o África, lo que va profundizando los problemas de la economía desde la crisis a la recesión, pudiendo conducir hacia una depresión económica mundial, mientras se siguen agudizando las contradicciones fundamentales del capitalismo, colocando las guerras y revoluciones a la orden del día.

 Al mismo tiempo, se va generando una mayor concentración y centralización de capitales que lleva al 1 % de la población más rica a ser billonarios, ahogados en lujos, mientras empobrecen cada día más al resto de la población y en especial al proletariado. Esto lo podemos ver en la reducción del salario real alrededor de todo el mundo, lo que se mide cuando el precio de los alimentos, el gas y la gasolina aumentan, pero los salarios se mantienen estancados o aumentan en mucha menor proporción, lo que implica imposibilidad de acceder a los mismos bienes que hace un tiempo. Eso mismo pasa con diversos niveles en todas partes, aumentando la plusvalía robada por los explotadores.

Como es conocido, el capital no tiene patria, por eso los capitales migran hacia donde pueden obtener una mayor cuota de ganancia, eso ocurre en países dependientes hacia donde los monopolios exportan sus capitales y luego retornan la renta hacia sus casas matrices, pero también ocurre en países imperialistas donde las mayorías también ven rebajado su nivel de vida por inflación, leyes represivas y desempleo generando movilización y protestas, que se inician como lucha económica puramente, pero pueden elevar su nivel hacia la lucha por el poder como única opción para resolver definitivamente los problemas de las mayorías populares. 

UN ANIVERSARIO MÁS POR LA REVOLUCIÓN NACIONAL Y EL SOCIALISMO, APOYADOS EN EL LEGADO TEÓRICO Y PRACTICO DEL MARXISMO LENINISMO

Desde su nacimiento nuestro Partido tiene muy claro la necesidad de la concatenación dialéctica de la teoría y la práctica en la acción política, pues esta es parte de las orientaciones del marxismo leninismo. En la experiencia sumada por los movimientos revolucionarios de los explotados y oprimidos a través de sus diferentes luchas libradas contra el sistema capitalista, esta aseveración se reafirma. En el marco de la lucha de clases, el movimiento proletario necesita cualificar su acción hasta que esta logre alcanzar la medida requerida de fuerza y asertividad que permita alcanzar los objetivos centrales en su lucha contra el capitalismo.

En este sentido, es necesario recordar una vez más la afirmación de Lenin en la que expone: “Sin teoría revolucionaria no puede haber tampoco movimiento revolucionario”. Aquí se expone la importancia de la teoría para la guía del movimiento revolucionario que a su vez se enfrenta a los efectos de una poderosa ofensiva ideológica permanente por parte de las instituciones del Estado burgués que, apoyadas, ejecutan diversas acciones que refuerzan el dominio sobre los explotados y oprimidos. 

En sus obras Marx, Engels, Lenin, Stalin, nos han dejado como legado numerosos ejemplos de la aplicación científica de la dirección de las masas en el acto revolucionario de combate contra el capitalismo en los diversos terrenos; económico, militar, diplomático, cultural. Las orientaciones expuestas en estas obras son parte integrante de la teoría revolucionaria y contiene una gran riqueza que debe ser aprovechada en los diversos terrenos donde desarrolla su acción la organización revolucionaria en general y con particular énfasis el Partido Marxista Leninista.

lunes, 12 de diciembre de 2022

RESOLUCIÓN DEL VII PLENO DEL COMITÉ CENTRAL DEL PCMLV 2022

Los frentes de guerra siguen expandiéndose por diversos puntos en el mundo auspiciados    por los bloques imperialistas, en el marco de la agudización de las contradicciones interimperialistas. Estos bloques desatan su violencia sistemática en diferentes puntos geográficos y destruyendo las condiciones de vida de millones de trabajadores con una voracidad de enormes dimensiones.

Para los imperialistas, una de las formas de superar los efectos de las crisis cíclicas del capitalismo es  la activación de la industria de la guerra, una de las tácticas muy efectiva por demás para aumentar la tasa de plusvalía. Los conflictos se expanden a diferentes territorios, los bloques imperialistas impulsan el complejo industrial militar para poder responder a los conflictos que han generado y contribuido a llevar a los máximos niveles de contradicción al mismo tiempo que aprovechan para probar sus más sofisticados armamentos sobre la piel de miles de proletarios que se ven sometidos a los horrores de un fenómeno tan terrible como la guerra.

Algunos países de la UE han expuesto que el suministro de armas a Ucrania ha causado una sensible disminución de sus arsenales de armamentos, este elemento nos muestra con claridad el camino trazado por los círculos imperialistas para la reactivación del complejo industrial militar que describíamos en líneas anteriores, en otras palabras el anuncio de la disminución de los arsenales militares es el preludio del aumento de la venta de armamento y por ende de enormes ganancias para los capitalistas que controlan la industria militar.

Cada bloque imperialista mueve sus piezas en el tablero de lo económico, político, diplomático y militar, impone sus medidas a través de diferentes mecanismos para debilitar la posición contraria con el firme propósito de quedar en la mejor posición en favor de sus intereses, tal es el caso de las sanciones que se aplican mutuamente los países imperialistas para contener y derrotar a sus adversarios de turno.

domingo, 13 de noviembre de 2022

EDITORIAL NOVIEMBRE (Edición Especial)

Han pasado 15 años desde el primer congreso del PCMLV, desde aquella fecha hasta hoy podemos comprobar como algunos aspectos del mundo han cambiado en su forma, en la tecnología e incluso en los sistemas de información y comunicación, el clima, la música, la moda y hasta las preferencias sexuales se han visto alteradas. Hay múltiples formas como el capitalismo promueve modificaciones de forma para mantener las relaciones de producción intactas mientras simula un cambio "revolucionario".

Este mecanismo no es nuevo, se vivió antes, en especial en los años 60 y 70, operando principalmente en el terreno ideológico, llevando a una parte de la población y en especial de la pequeña burguesía a acoplarse a los "nuevos paradigmas" que cambian las palabras, pero no tocan la esencia de la explotación capitalista que se mantiene intacta, incluso se amplía sobre la base de su propio ciclo, que en los últimos años ha seguido descargando sobre la clase obrera, los mecanismos explotadores para la sobrevivencia de su modo de producción que vive de la opresión y desigualdades sociales, que van siempre acompañadas de crisis económicas, las cuales han aumentado las ganancias de los monopolios, junto a la centralización y concentración de capitales a niveles nunca antes vistos, mientras la clase obrera se empobrece y muchos dirigentes o partidos influenciados por esas "modas" miran hacia otro lado: hacia los "cambios de la sociedad pos moderna" olvidándose de lo que se mantiene y sustenta el sistema: La explotación del trabajo asalariado y la apropiación de la plusvalía por medio de la explotación del proletariado, incluso ya a nivel mundial.

En estos 15 años también hemos visto como las potencias imperialistas han ido coordinando su accionar mundial para consolidar sus bloques imperialistas, lo que va haciendo más clara su acción conjunta y nivel de enfrentamientos. Así mismo vemos como los derechos de la clase obrera van perdiéndose, junto con sus salarios, mientras los grandes monopolios aumentan la plusvalía obtenida en ambos bloques imperialistas por medio de profundos nexos del capital y el Estado, que cada día expresa más claramente su papel de instrumento de opresión de clase, que tratan de enmascarar con sus avances tecnológicos, pretendiendo decir que los aumentos de capitales no son dados por la explotación de la clase obrera, sino por la alta tecnología.

Un hecho que marcó la historia: LA REVOLUCIÓN BOLCHEVIQUE

A 105 años de la Gran Revolución Bolchevique esta sigue siendo la principal referencia para los Marxista-Leninistas, ha habido antes y después de ella otras revoluciones, pero hasta ahora sólo la revolución dirigida por Lenin cumple con los requisitos para ser referencia teórica y práctica de lo que significa la dirección del proletariado revolucionario.

Ha habido muchas revoluciones o intentos de ellas, algunas burguesas, al estilo de la revolución francesa de 1789, otras, democrático burguesas, pequeño burguesas, campesinas, de liberación nacional, antiimperialistas, pero pocas han sido organizadas y dirigidas por el proletariado y su partido; lo que sigue diferenciando a la gran revolución socialista de octubre de 1917 es su carácter de clase.

Los bolcheviques bajo la indiscutible dirección de Lenin pusieron los intereses de la clase obrera y el campesinado por encima de otras contradicciones que también estaban en efervescencia en aquel momento, el Partido Obrero Socialdemócrata Ruso, su tendencia bolchevique, devenida en 1917 en el Partido Comunista de Rusia (bolchevique) y más adelante en el PCUS fue capaz hasta 1953 de mantener el programa del proletariado en la dirección, esto no fue cosa fácil porque estuvo en lucha constante contra las tendencias burguesas y pequeño burguesas a lo interno y externo, los que finalmente, después de la muerte de Stalin, tomaron el control del partido y lo llevaron por la senda del revisionismo y reformismo dañando el movimiento comunista internacional y sometiendo al proletariado a una nueva traición.

REVOLUCIÓN DE OCTUBRE Y EL PARTIDO

La revolución de octubre con sus hechos, vivencias y experiencias nos siguen guiando, orientando y mostrando el camino correcto que deben seguir los verdaderos Partidos Comunistas ML, especialmente en la época del imperialismo, época de guerras y revoluciones.

Donde juega un papel fundamental una organización de vanguardia, como lo es el Partido, una estructura organizativa viva y activa, que está siempre vinculada a las masas, a sus problemas, a su cotidianidad y que permite en cada territorio urbano o rural, estar presente con sus orientaciones y con una sólida dirección, teoría y práctica; que va demostrando luchas concretas con su visión y sus intereses de clases, los cuales permite obtener los mejores saldos para la clase obrera, el campesinado pobre y medio y demás sectores populares.

Un Partido ML que se diferencia en esencia y contenido de los Partidos socialdemócratas, esos que engañan y manipulan al pueblo para satisfacer sus intereses individuales y grupales, esos que con sus discursos grandilocuentes, confunden y desorientan a la clase proletaria y al campesinado con el objetivo de desviarlos de la lucha contra el imperialismo y el capitalismo.

Pero no podrán, porque así como en la Revolución de Octubre, el Partido ML triunfará.

LA ALIANZA OBRERO CAMPESINA EN LA HISTORIA DE OCTUBRE 1917

Una de las particularidades de gran importancia y un aspecto fundamental en el triunfo de la Gran Revolución de Octubre, fue el trabajo que desempeñó el Partido Bolchevique entre las masas trabajadoras del campo, una labor paciente, respetuosa y sobre todo de una constancia diaria para atraer a millones de campesinos pobres en primera instancia y luego a los campesinos medios, a la lucha contra la Burguesía y contra el terrateniente.

Todo este trabajo que desempeñó el Partido a través del proletariado, que entendía lo estratégico como fuerza dirigente, era atraer al campesinado a las batallas para derrocar al capitalismo y al imperialismo, especialmente al momento de la guerra.

El Partido Bolchevique de aquel entonces y los PCML de ahora, entienden y se esfuerzan día a día para estrechar esta alianza entre los obreros y los campesinos.

 Una fuerza campesina que no se puede dejar a la Burguesía, que siempre debe estar al lado del proletariado, porque solo este le garantizará y defenderá sus intereses políticos, económicos y sociales, porque solo este le proveerá una sociedad diferente, una sociedad socialista.