jueves, 7 de septiembre de 2023

EDITORIAL SEPTIEMBRE 2023

Ya la oposición de extrema derecha en Venezuela, ha anunciado por todos los medios su programa económico privatizador y su plan de reactivación de la violencia reaccionaria, sabiendo que sin represión no les será posible aplicarlo.

El Chile Pinochet sigue siendo su ejemplo, muy pertinente de recordar en este mes de septiembre, cuando desplazaron violentamente a Allende y la indecisa socialdemocracia, que satisfecha de su idealismo pequeño burgués, frenó la organización del pueblo para la producción y la propia defensa, lo que sirvió para que las minoritarias fuerzas fascistas, que tenían las armas del Estado en la mano bajo la dirección del imperialismo reprimieran a sangre y fuego a unas mayorías populares, dispuestas a luchar heroicamente, pero desarmadas.

Para evitarnos cometer los mismos errores debemos comprender que en última instancia la lucha de clases se resolverá en el terreno de la violencia, por medio de "grupos de hombres armados" como dijera Lenin, que deben representar los intereses de las clases en pugna y, por lo tanto, el proletariado debe avanzar en su propia preparación, siendo protagonista de esa estratégica tarea.

Los anuncios de los voceros de la derecha extrema fracasada, la campaña de sus dirigentes más radicales, los anuncios de golpe militar y demás medidas coercitivas del bloque imperialista EE.UU.-U.E. contra nuestro país no son más que el acompañamiento de la nueva ofensiva en curso.

Las elecciones internas denominadas "primarias" serán el detonante de una nueva escalada, el día D de su ofensiva nacional e internacional, no es nada secreto, conocemos sus ideas fascistas y su objetivo antipopular, dictatorial y represivo, que tratan de ocultar en un discurso de "luchadores por la democracia" pero que contradictoriamente tienen que desvelar su carácter autoritario y violento para poder buscar apoyo de sus bases, que cada día son alimentadas de odio y revanchismo.

Ante esa próxima arremetida del fascismo es necesario crear niveles de coordinación entre las fuerzas populares y revolucionarias, para ello el Frente Popular Antiimperialista y Antifascista es una alternativa promovida por los marxista leninistas de Venezuela para enfrentar desde una perspectiva de clase, unitaria y efectiva los retos del futuro.

La historia de la lucha contra la burguesía más reaccionaria, fascista y cínica nos muestra que la clase obrera y el campesinado juegan un papel estratégico, que se une al movimiento barrial, que en Venezuela se expresa como movimiento comunal y que tiene gran fuerza movilizadora en la resistencia y lucha de todos los movimientos sociales contra la agresión imperialista.

La política de los marxista leninistas de Venezuela, se sustenta en la lucha por un gobierno obrero, campesino y comunal, sobre la base de una táctica que tiene uno de sus elementos en el apoyo crítico con exigencias al gobierno bolivariano, estos elementos nos diferencian de quienes aplican un apoyo incondicional, quedando diluidos completamente en la política de la socialdemocracia y quienes asumieron el camino de la oposición visceral quedando a la cola de María Corina y haciendo el juego a la derecha más agresiva y al imperialismo al dividir las fuerzas populares frente al enemigo común, como viene haciendo BR y la fracción del PCV dirigida por Figuera, que influenciados por las tendencias más degeneradas del trotskismo internacional quieren repetir el triste papel que jugaron en la España republicana al dividir el movimiento popular favoreciendo el triunfo del fascismo.

Ante esta situación tan confusa para las bases comunistas, llamamos a asumir la táctica de los verdaderos Comunistas Marxista Leninistas de Venezuela: trabajar por la unidad en el Frente Popular, aplicar el apoyo a las políticas antiimperialistas, la crítica a los errores de la socialdemocracia como la corrupción y coqueteo con la burguesía, la exigencia de mejora de las condiciones de vida de las mayorías populares, para unidos sobre el programa de clase derrotar al enemigo común: El bloque imperialista liderado por EE.UU. para seguir en la ruta de la Liberación Nacional rumbo al Socialismo. 

!Que viva la táctica de los marxista leninistas de Venezuela, expresión de los verdaderos comunistas¡


¡El socialismo solo se construye con la alianza obrero campesina en el poder y el pueblo en armas!

INSTRUMENTO DE DOMINACIÓN IDEOLÓGICA DEL CAPITALISMO

El materialismo histórico de Carlos Marx, nos enseña cómo es que un grupo minoritario de personas pueden dominar a las grandes mayorías en el mundo, ¿cuál es el instrumento principal que ha utilizado esta minoría (la burguesía) para dominar a la inmensa mayoría?

Son sorprendentes los niveles de distracción creados a lo largo del desarrollo del sistema capitalista, entre las múltiples formas para la dominación y sometimiento de las grandes mayorías. Cuentan con todos los recursos en sus manos, con todos los medios de instrucción, de organización y de acción.

La burguesía ha ejercido la dominación ideológica por medio de las 7 forma de la conciencia social (política, jurídica, ética o moral, religiosa, filosófica, la estética y la científica) para mantenernos al margen de la realidad. Mientras las grandes mayorías estamos centrados en busca de distracciones como vacaciones, juegos, modas, creencias etc. los capitalistas mantienen el saqueo de los recursos naturales, minerales, las guerras por su principal afán de acumular ganancias por medio de la exportación del trabajo de los obreros.

La superestructura del estado, que se levanta sobre la base de las relaciones de producción de explotación capitalista, juega un papel determinante para esta dominación de las mayorías, por lo tanto (Como indicó C. Marx) “Y del mismo modo que no podemos juzgar a un individuo por lo que él piensa de sí, no podemos juzgar estas épocas de revolución por su conciencia, sino que, por el contrario, hay que explicarse esta consciencia por las contradicciones de la vida material, por el conflicto existentes entre las fuerzas productivas sociales y las relaciones de producción...” 

Solo un Partido que sepa imponer en sus propias filas una disciplina de hierro, podrá dirigir a la clase obrera y a todo el pueblo a la revolución proletaria. La disciplina se expresa y a la vez es producto de la asunción y aplicación teórica y práctica de los principios de organización que rigen al partido M-L. Plantearnos tan gigantescas tareas en un Partido de tipo leninista, necesariamente debe incorporar a una dispuesta y comprometida minoría de la clase obrera y de campesinos; si este Partido no está férreamente unido en las acciones, es una tarea sin perspectivas de triunfo

LA LUCHA IDEOLÓGICA EN NUESTRO PAÍS CONTINÚA

La lucha de los Marxista-leninistas se ve obligada en profundizar y estudiar algunos aspectos de la lucha ideológica y política que fue necesario librar antes, durante y después de la revolución de 1917, en el seno del Partido de Lenin y del Movimiento Comunista Internacional, para impedir que las corrientes oportunistas de derecha y de izquierda desviaran al Partido Bolchevique de sus principios y de sus objetivos. Lenin y Stalin, apoyados por la mayoría del Comité Central del Partido Comunista (bolchevique), fue contra Trotski y sus seguidores dentro y fuera del Partido y dentro y fuera de la Unión Soviética.

La agudización de las contradicciones en la sociedad capitalista y entre las mismas fuerzas imperialistas ha intensificado en nuestros días las presiones y los ataques ideológicos por parte de la burguesía y de las fuerzas oportunistas contra la ideología y las fuerzas Marxista-leninistas.

Así, desde la década de los 60, cuando comenzaron a surgir los nuevos partidos marxista-leninistas, se han producido dentro de muchos de esos partidos, intentos de fracción y división, basados en general en desviaciones y posiciones oportunistas y revisionistas, encubiertas con posiciones izquierdistas o derechistas, incluso socialdemócratas.

En el terreno internacional, la ruptura y descomposición del antiguo movimiento comunista, desde la traición y degeneración revisionista de los antiguos partidos comunistas y, en primer lugar, el de la Unión Soviética, todavía no ha sido realmente superado, e incluso se manifiestan fuertes resistencias en algunos partidos Marxista-leninistas para avanzar hacia la unidad, la coordinación y la colaboración de los marxista-leninistas. Aquellos viejos partidos no se pronunciaron con respecto al ataque que se hizo a Stalin, muchos siguieron ese camino revisionista basado en la lucha parlamentaria legal, convirtiéndose en simple negociadores de la lucha electoral, se transformaron en un cóctel ideológico obviando el marxismo leninismo, esos viejos partidos se convirtieron en una carreta de la lucha electoral usando solo la lucha legal. 

La lucha ideológica contra el revisionismo y el trotskismo es importante, ya que buscan desviar la lucha del movimiento de izquierda de su enemigo común, en nuestro caso, el bloque imperialista EEUU-UE y sus representantes nativos conglomerados en Fedecámaras y VenAmCham, quienes son en estos momentos la principal amenaza.

En el marco de la lucha electoral, los candidatos de derecha son los principales enemigos de nuestro pueblo, ellos provienen de la burguesía rancia. En un gobierno heterogéneo, los Marxista leninistas, exigimos la aplicación de los elementos más avanzados de nuestro programa, seguiremos avanzando en la construcción del frente popular con los obreros y campesinos que coincidan en la lucha antiimperialista, en nuestro caso, no nos verán coincidiendo con representantes de la burguesía, ni con la plataforma unitaria.