sábado, 30 de abril de 2016

Editorial Acero Revolucionario N° 40, Mayo de 2016

Órgano interno del Comité Central del PCMLV


A enfrentar la ofensiva fascista con ímpetu y audacia revolucionaria

El impacto de la crisis general del capitalismo, la crisis cíclica iniciada en 2008 y ahora la crisis petrolera en curso, sumado a la ofensiva reaccionaria imperialista-capitalista y las debilidades de la pequeña burguesía en el gobierno están haciendo mella en las condiciones de vida de la clase obrera y el pueblo venezolano. Esto no es como quieren decir los propagandistas, sólo un hecho mediático, es una realidad inocultable. 

En los últimos meses el desmejoramiento de las condiciones de vida del pueblo han empeorado de forma drástica, empezando a verse signos de pauperización, de falta grave de alimentos y medicamentos, de pobreza extrema, de escasez y acaparamiento grave, de peleas por alimentos, de desesperación, que nos van a llevar, si no se toman medidas bolcheviques urgentes, a una gran catástrofe social que afectará de forma especial a los explotados, ya que las clases explotadoras tiene suficientes reservas para satisfacer sus necesidades, además de obtener grandes ganancias a costa de la necesidad del pueblo.

El temor que tiene la pequeña burguesía a vulnerar la propiedad de los grandes capitalistas, a expropiar a los terratenientes y burgueses, a los imperialistas y sus socios de origen norteamericano, europeo o asiático, a Polar, Cisneros u otros lacayos, es un mal que arrastra la socialdemocracia, característica de su ideología complaciente con la burguesía, funcional a esta, que le hace el juego y le permite seguir atropellando a los trabajadores impunemente. 

Ante la existencia de sectores aliados y complacientes con la burguesía de los diferentes bloques imperialistas dentro del gobierno de Maduro, elementos vendidos al gran capital que quieren frenar la ofensiva popular y siguen entregando las riquezas a los grandes monopolios imperialistas, debemos gritar ¡llegó la hora de la clase obrera! única clase capaz de tomar las medidas de fuerza que se requieren para enfrentar la ofensiva del fascismo, derrotarla y tomar la contraofensiva llevándose por delante, con acciones radicales, proletarias, bolcheviques a los sectores que se enriquecen a la sombra del gobierno mientras siguen saboteando la economía nacional. 

La clase obrera y el pueblo vemos la catástrofe que nos amenaza y sabemos cómo resolverla: Sabemos que es expropiando los monopolios, tomando el control obrero revolucionario de las empresas, avanzando con las organizaciones revolucionarias probadas y dispuestas a enfrentar a los enemigos del pueblo, asumiendo la justicia popular y aplicándola con mano de acero a todos los que atenten contra los intereses de las mayorías y obstaculicen la aplicación de la ley principal del socialismo: producir para satisfacer las necesidades de las mayorías, no para el burgués.

¡El socialismo sólo se construye con la alianza obrero campesina en el poder y el pueblo en armas!

¡Es la hora de la clase obrera!

viernes, 8 de abril de 2016

jueves, 11 de febrero de 2016

Editorial Acero Revolucionario N° 38, Febrero de 2016

Órgano interno del Comité Central del PCMLV


La acumulación de fuerzas debe acelerarse ante la inminencia de choques contra la burguesía

lunes, 14 de diciembre de 2015