jueves, 11 de febrero de 2016

Editorial Acero Revolucionario N° 38, Febrero de 2016

Órgano interno del Comité Central del PCMLV


La acumulación de fuerzas debe acelerarse ante la inminencia de choques contra la burguesía

Los hechos confirman la justeza de la táctica aprobada en el III Congreso de PCMLV, que se define como una táctica de acumulación de fuerzas basada en la consigna de consolidación de las estructuras y crecimiento del partido, la diferencia es que en la actual situación, la táctica de acumulación de fuerzas se desarrolla en condiciones de reflujo, lo que implica prepararse para trabajar con un pueblo que puede tender a la confusión, el desánimo, y si se mantiene la ofensiva de la reacción y los errores del campo revolucionario pueden entrar en un proceso de derechización. 

Debemos ver la acumulación de fuerzas como un proceso de preparación de las masas para niveles de enfrentamiento más directos, para una agudización de la lucha de clases y una arremetida de la derecha como respuesta a los cuestionamientos que necesariamente la clase obrera y el campesinado hacemos al modelo capitalista, independientemente que lo defienda una tendencia reformista o una tendencia reaccionaria. La burguesía emergente y la pequeña burguesía reformista representan la primera opción, en alianza con el bloque imperialista de China y Rusia. La burguesía tradicional representa la segunda, en alianza con el bloque imperialista de EEUU y la UE, hasta ahora la contradicción interburguesa copa el escenario político, y es inocultable el ascenso de la burguesía tradicional que ahora controla con holgura el parlamento y se apresta a asaltar la presidencia. 

La burguesía emergente, en el gobierno, busca un pacto de gobernabilidad, que seguramente será asumido y después será roto por su contendiente, que no se conforma con migajas sino que espera conquistar todos los espacios de poder.

Hasta ahora el proletariado, campesinos y en general la opción revolucionaria, proletaria y popular no somos una opción en el tablero de la política nacional, nos mantenemos aún en los márgenes de la política y es algo que debemos cambiar. Es necesario y urgente acumular fuerzas para ser una opción real y dar al pueblo una posibilidad de triunfo, la única que puede sacarlo de la actual situación, porque ninguna de las fracciones de la gran burguesía resolverá la actual coyuntura de forma favorable al pueblo, y la pequeña burguesía seguirá detrás de éstas tratando de acomodarse para continuar disfrutando las migajas, mientras los explotados vivimos en peores condiciones cada día.

La necesaria acumulación de fuerzas no es un proceso a ser implementado con criterios inmediatistas, se requiere una visión en el marco de la estrategia revolucionaria ya que nuestro objetivo no es repetir los errores del vanguardismo y el foquismo, al contrario es ir preparando a las masas populares para los grandes choques que se avecinan, es una táctica de acumulación de fuerzas, cuantitativa y cualitativa, que nos ha de permitir enfrentar con acierto y en un sendero ascendente, dentro de la estrategia de utilización de todas las formas de lucha para conquistar el poder e instaurar el socialismo.

Aún no están dadas las condiciones para el choque frontal, pero se avecinan aceleradamente, hay que fortalecer nuestras organizaciones, acercar la dirigencia más clara, consolidar la política de acuerdos, alianzas y unidad en base a la consolidación del partido y consolidación de las estructuras, al frente único del proletariado y al frente popular para influir sobre las amplias masas con un programa que pueda ser referente para las mayorías explotadas y oprimidas, luchando por desechar en el pueblo las ilusiones de que alguna de las expresiones burguesas sacará al país y al pueblo de la debacle en que la han metido. 

Como se ha manifestado en anteriores documentos donde evaluamos nuestro desempeño como partido en los últimos años (Oct. 2015) hemos llegado a la conclusión que “este crecimiento, a pesar de ser bueno, es insuficiente para el logro de nuestros objetivos estratégicos, se requiere más. Más trabajo, más compromiso y sentido de militancia, este crecimiento tiene que llevar a que progresivamente, de acuerdo a nuestro trabajo, las amplias masas vayan conociendo y se identifiquen con la política marxista leninista, que se sumen y nos elevemos al nivel de dirigir no sólo a los cuadros, sino a través y por medio de estos, a los sectores más amplios de la sociedad, en especial de los trabajadores.” Lo que se ratifica más aún en las actuales circunstancias, donde vemos coincidir un proceso de reflujo de masas y de descontento, con la claudicación abierta de la dirección socialdemócrata en el gobierno y la conciliación entre las diferentes expresiones de la burguesía.

Es evidente que “Las masas quieren solución a los problemas, más que imágenes y discursos, quieren mirar hacia adelante, hacia el futuro, y la derecha ha hecho una propuesta de cambio, así sea demagógico, mientras el chavismo fue visto como algo estancado por su campaña de exaltación de lo pasado, de los discursos y propuestas de ayer, cuando las mayorías aspiran superar problemas, fundamentalmente económicos a los cuales el gobierno no plantea propuestas definitivas ni acciones de solución creíbles en el corto ni mediano plazo.” 

Enfrentar la fase de reflujo que se puede profundizar en este período, y el posible proceso de derechización de las masas es el reto, frenar a la derecha fascista requiere que nuestros instrumentos y militantes trabajemos en que los cuadros más avanzados del pueblo asumamos un papel de vanguardia, y luchar porque la clase obrera, los campesinos y los verdaderos dirigentes revolucionarios pugnemos por la conducción política en las diversas áreas de acción, preparándonos para la conducción del país en medio los choques con la derecha.

¡El socialismo sólo se construye con la alianza obrero campesina en el poder y el pueblo en armas!

4 comentarios:

omar rivero dijo...

Comparto plenamente el analisis del proceso politico venezolano, hecho por el PCMLV,pero lo que no veo es a la dirigencia y a la militancia dekl PCMLV en la calle, en las fabricas,en el campo poniendo en práctica esa politica.Tengo la percepción de un partido cuasicladestino. Que hacer para que esto cambie, yo no lo sé, pero la dirigencia del PCMLV esta en la obligacion de decirlle al pueblo AQUI ESTAOMOS LOSPCMLVISTA PARA DARLES NUESTROS ARGUMENTOS. ME GUSTARIA queun dirigente me enviara su opinion a mi corrreo

PCMLV dijo...

Gracias por el comentario camarada. Tenemos disponible nuestro correo electrónico pcmlvenezuela@gmail.com

Federico Manuel Olveira dijo...

Hola ¿donde puedo leer su prensa actualizada?
Soy de Argentina.

Gabriel Blanco dijo...

Una de las principales premisas debe ser la táctica en torno a un viraje estratégico, la acumulación de fuerzas tiene que ser basada en comprender de lleno una situación política económica, la antología de vivir en la semi-clandestinidad en la actual coyuntura da como resultado que se exprese que no se es vanguardia proletaria y para sentirse asi tiene que ir en consonancia de una practica de denuncia constante. De todo lo que logre observar en la lectura, no ubicar a la burguesía pugnante y la burguesía imperante es un error que se denota, pues es clara la posición Burguesa del actual régimen de Maduro y la influencia de los imperialismos Ruso Y Chino por medio del BRICS, posición algo incomoda para el Imperialismo Norteamericano que ha realizo avances por medio del CARICOM para recuperar zonas y capitales antes perdidos en el Caribe incluyendo Venezuela, colocandola como una zona de disputa interimperialista, ante ese escenario es pertinente que los sectores mas avanzados de la sociedad venezolana demuestren francamente su compromiso con el pueblo llano, mas allá de la acumulación de fuerzas es como integrar un bloque de avanzada, de vanguardia proletaria ante el desastre en que nos encontramos, en la medida de las acciones que se den en los espacios de confluencia y el contacto necesario con las masas en esa medida hay un crecimiento de las organizaciones.