martes, 23 de junio de 2015

Resolución del XIV pleno del Comité Central del PCMLV



Vivimos momentos de agudización de las contradicciones de clases, entre la burguesía y el proletariado, lo que a su vez establece que la acumulación dialéctica de acciones llevadas a cabo por hombres y mujeres en favor de los intereses de clase, vayan estableciendo los elementos para que las condiciones objetivas y subjetivas maduren y pueda darse el salto cualitativo por parte del proletariado para concretar el acto revolucionario con la destrucción del Estado burgués y la construcción del Estado de nuevo tipo; el Estado socialista.

Como partido del proletariado, entendemos la necesidad de estar permanentemente estudiando la realidad concreta, aplicando el análisis científico, apoyándonos en el estudio de las leyes y categorías dialécticas aplicadas a la realidad, las cuales nos proporcionan la más elevada capacidad de acierto. Los acontecimientos se desarrollan de manera acelerada, exigiendo una mayor capacidad de respuestas acertadas, acompañados a su vez de una mayor audacia y capacidad de despliegue de nuestras fuerzas en todos los sectores de la sociedad, los marxistas leninistas debemos ser catalizadores de la acción revolucionaria, organizando y direccionando a las masas en su lucha revolucionaria.

A nivel mundial podemos observar a las fuerzas imperialistas desplegando toda su capacidad de acción en los diferentes escenarios políticos, económicos y militares; esto con la intención de dominar los recursos y territorios de los países dependientes en su favor. Intentan con esto, obtener los recursos de los países dependientes a través de diversas artimañas y agresiones que pretenden justificar con argumentos burdos, sin bases sólidas.

En este sentido, la ofensiva librada contra diferentes pueblos cobra fuerza en el marco del reparto del mundo. Ofensiva que desarrollan las potencias imperialistas tal como lo denunciara Lenin en su obra el imperialismo fase superior del capitalismo, lo que a su vez genera contradicciones entre estas potencias, que pueden manifestarse hasta el punto de desarrollar la guerra, generando el sufrimiento de millones de seres humanos en todo el planeta.

Ante las guerras y agresiones de diverso tipo que el imperialismo infringe a los pueblos, provocando inmenso sufrimiento, los explotados y oprimidos del mundo no se quedan de brazos cruzados, se organizan y movilizan en defensa de sus intereses, toman las calles y desarrollan batallas contra las fuerzas de choques que el imperialismo ha entrenado para tratar de frenar cualquier ofensiva que estas fuerzas revolucionarias populares desarrollen para avanzar.

En este escenario, las fuerzas revolucionarias se pueden encontrar por un lado con los reformistas y revisionistas, es decir, aquellos que levantan la propuesta socialdemócrata, quienes harán todo lo posible para hacerse de la direccionalidad de los procesos de lucha, buscarán desgastar y debilitar las acciones revolucionarias, orientando a las masas a conformarse con pequeñas conquistas que no transcienden más allá del marco del Estado burgués. Es así como observamos acciones de grupos políticos del estilo de "Podemos" en España o "Syriza" en Grecia, los cuales solo buscan generar una salida sin “radicalismos”, “civilizadas” llamando a encontrarse en diálogos que unicamente sirven para que la burguesía gane tiempo, reponga sus fuerzas y recupere el terreno perdido ante el accionar de los pueblos. Estas acciones llegan a generar grandes expectativas a buena parte de los sectores explotados y oprimidos, pero pueden desinflarse con la misma fuerza y rapidez que se inflaron debido a que pronto muestran su debilidad al estar atados a posiciones burguesas y pequeñoburguesas, lo que hace que no se propongan destruir de manera consecuente y real al Estado burgués. Pero es importante tener en cuenta que el posible desgaste de estos grupos puede llegar acompañado de una profunda decepción de los pueblos, que por momentos pusieron sus esperanzas en estos movimientos y una vez más se ven traicionados y ven desvanecerse la posibilidad de avanzar, en un mar de discursos y promesas que no llegan a concretarse entre vacilaciones propias de los reformistas.

Por otro lado están las fuerzas consecuentemente revolucionarias, que asumen la necesidad de la construcción del socialismo, combatir a las fuerzas reaccionarias y fascistas con todas las formas de lucha posible hasta su sometimiento definitivo. En este sentido, saludamos la lucha del pueblo de Donestk y Lugansk, quienes vienen combatiendo de manera consecuente a las fuerzas fascistas que, apoyadas por la OTAN y el imperialismo norteamericano, intentan imponerse a sangre y fuego contra la voluntad de las mayorías de los habitantes de estos pueblos. Es la lucha entre las fuerzas reaccionarias de la burguesía y las fuerzas revolucionarias que luchan por el socialismo.

Los marxistas leninistas apoyamos y privilegiamos las luchas contra el imperialismo y sus lacayos, especialmente las que persiguen como objetivo la conquista de la revolución socialista, pues entendemos que los grandes sacrificios que hacen los pueblos en su ofensiva revolucionaria, no pueden quedarse en simples reformas, en cambios de forma que no trastocan el contenido y la esencia del capitalismo y que por ende no aseguran la continuidad consecuente de los procesos revolucionarios y su avance hacia la revolución socialista.

El imperialismo y América Latina

América Latina tiene importantes y apetecibles recursos que los imperialistas buscan dominar. Como expresión de esto, los imperialistas buscan colocar sus productos y sus empresas en estos territorios . Es por eso que vemos como, por un lado China y Rusia entran a disputarle la hegemonía al imperialismo norteamericano, situación que se presenta favorable a los chinos en la actualidad que con chequera en mano,  impone su agenda; Por el otro lado, el imperialismo norteamericano desarrolla su política apoyándose en países cuyos gobiernos se comportan como lacayos al servicio de los yanquis, tal es el caso de Perú, México, Chile y Colombia, quienes desarrollan acciones de diversas índoles, obedeciendo las imposiciones del imperialismo norteamericano al pie de la letra.

Pero en nuestro continente América, también podemos ver que esas vías que se presentaron como alternativas y progresistas terminan diluyéndose entre sus vacilaciones e inconsecuencias, llegando incluso en varias ocasiones a coincidir en opiniones y acciones con las fuerzas de la derecha internacional. Tal es el caso del gobierno de Uruguay que en declaraciones recientes se hizo coro de los ataques y señalamientos de la derecha internacional contra el proceso venezolano.

Pero más allá de esto, se manifiesta un desgaste paulatino de procesos como los de Ecuador, Bolivia y Venezuela aupado en buena medida por la situación de crisis económica como consecuencia directa de la drástica caída de los precios de los hidrocarburos, que significan la principal fuente de ingresos de estos países. Esto hace que a pesar de mantener una importante inversión en lo social, no puedan mantener la misma política de subsidio, lo que hará más evidente la crisis en medidas como el aumento de productos como los alimentos, el transporte, servicio de luz y agua por ejemplo.

Sin embargo, como hemos dicho, este desgaste será paulatino, dependerá en momentos de la capacidad de maniobra de los gobiernos, de la administración de los recursos de una manera proselitista acertada como forma de mantener el aún mayoritario apoyo. Pero este escenario cada vez menos sólido puede derrumbarse y es necesario que las fuerzas revolucionarias estemos fortalecidas para no perder los avances obtenidos y avanzar en la dirección de las masas.

En 2010 las fuerzas revolucionarias participantes en el Seminario problemas de la revolución en América Latina realizado en Ecuador, centrábamos el debate en la pregunta ¿Reforma o Revolución? En lo concreto el debate se centró sobre como el reformismo frena la lucha revolucionaria de los pueblos, pero con la claridad de establecer la diferencia entre reforma y reformismo, pues para los marxistas leninistas las reformas son necesarias como un elemento táctico que nos puede ayudar a avanzar, acumular fuerza para afrontar grandes retos con la capacidad suficiente de vencer. Con respecto a esto Lenin en su obra Marxismo y Revisionismo expone: “a diferencia de los anarquistas, los marxistas admiten la lucha por la reforma, es decir, por mejoras de la situación de los trabajadores que no lesionan el poder, dejándola como estaba, en manos de la clase dominante. Pero a la vez los marxistas combaten con la mayor energía a los reformistas, lo cuales circunscriben directa o indirectamente los anhelos de la actividad de la clase obrera a las reformas. El reformismo es una manera que la burguesía tiene de engañar a los obreros, que seguirán siendo esclavos asalariados, pese algunas mejoras aisladas, mientras subsista el dominio del capital”. Hoy, cuando algunos procesos de avanzada parecen perder fuerza y credibilidad en las masas, es muy necesario que los marxistas leninistas tomemos en cuenta estas orientaciones de Lenin y alcemos nuestra voz y respondamos junto a los explotados y oprimidos ante la pregunta ¿reformismo o revolucióin? REVOLUCIÓN. 

He aquí la acción que puede marcar la diferencia entre la victoria o la derrota de las fuerzas revolucionarias; si el reformismo logra imponerse con su propuesta de conciliación de clase, entonces el ímpetu revolucionario de las masas será ahogado entre las vacilaciones e inconsecuencias propias de la socialdemocracia. Por otro lado están los revolucionarios consecuentes, que tienen la tarea de llevar la lucha hasta sus últimas consecuencias, superando los obstáculos de cualquier tipo que se presenten en el desarrollo de los acontecimientos, logrando así, ser una dirección real y fortalecida que expresa los reales intereses del proletariado.

La situación política de Venezuela

Nuestro país no escapa a la señalada agudización de las contradicciones políticas como expresión de la crisis económica, cada vez más las acciones de la derecha se radicalizan a pesar de que aún no logran coordinar y acumular las fuerzas suficientes que les permita tener mejores posibilidades contra nosotros los revolucionarios. Sin embargo debemos entender a las fuerzas contra revolucionarias como un elemento vivo, que se mueve y desarrolla de manera permanente y que busca cualificarse por diferentes vías, en este sentido en necesario entender que no debemos confiarnos y es imperante aprovechar los actuales momentos para consolidar nuestras fuerzas para estar lo mejor preparados en los momentos decisivos.

Los marxistas leninistas debemos ponernos a la cabeza de las luchas del proletariado, debemos estar firmes en hacer cumplir los elementos expuestos en partes de nuestras tesis, en este sentido hacemos mención del contenido de la tesis número 28 de nuestro partido en la que expresamos: “En la región se libra una intensa lucha política, ideológica y militar. Esta lucha requiere de los marxistas leninistas grandes esfuerzos para colocarnos a la cabeza de las luchas y orientar a las masas explotadas, en especial a la clase obrera y al campesinado por el camino a su liberación, para esto se cuenta con importantes antecedentes de lucha y una organización combativa que se va reagrupando por medios de acuerdos, alianzas y unidad con otras fuerzas revolucionarias que se oponen a la ofensiva del gran capital bien sea de los EE.UU, UE, Rusia o China”

Para ponernos a la cabeza de la lucha revolucionaria es necesario fortalecer nuestra vinculación con las masas, compenetrarnos en su seno, estar permanentemente pendiente del desarrollo de la situación política y económica y como esta puede estar afectando a las masas en general y a los diferentes sectores de la sociedad en particular, esto con el propósito de obtener mayor acierto en nuestras acciones para así acumular en favor de los objetivos revolucionarios

Por eso es necesario tener en cuenta que nos enfrentaremos a escenarios que tienen como características una creciente descomposición en la sociedad en general, en la institucionalidad burguesa, crece el burocratismo, la corrupción, el chantaje entre otros elementos, por esta razones crece la desconfianza y el desánimo entre las masas con respecto al actual proceso, aunque aún el gobierno conserva un importante apoyo en el seno de las masas es necesario destacar que este ha ido disminuyendo en lo general, mientras en lo particular las fuerzas revolucionarias también han hecho mayores observaciones al desarrollo del proceso que ciertamente se debate entre profundizar las acciones revolucionarias o impulsar la conciliación de clases. Pero es importante destacar que ha crecido la conciencia revolucionaria en el seno de las masas, las cuales han avanzado en la comprensión de las actuales condiciones económicas y políticas como expresión del de la lucha de clases dónde la burguesía desarrolla toda una ofensiva que solo será derrotada con la organización de los explotados y oprimidos.

A esto se suma la creciente descomposición social expresada en un crecimiento constante de la delincuencia, la especulación desmedida, el bachaqueo, inflación elementos que influyen de manera negativa en las amplias masas que ven como cada día deterioran sus condiciones de vida, lo que las lleva en muchas condiciones a tomar medidas desesperadas, oportunistas que contribuyen con debilitamiento del proceso. A esto se le suma la baja sostenida de las reservas internacionales las cuales muestran números preocupantes por sus bajos niveles.

Estas manifestaciones aquí descritas son consecuencias directas de la crisis del capitalismo, no las podremos superar si a su vez no superamos las barreras propias del Estado burgués; es decir si no hacemos la revolución socialista con el proletariado a la cabeza.

El aumento salarial un paño de agua caliente ante la ofensiva de la burguesía.

El reciente decreto de aumento salarial de un 30% que se establecerá en una primera parte de 20% desde el primero de mayo y una segunda parte desde el primero de julio. El anuncio se hizo tanto para la administración pública como el sector privado para el sueldo mínimo y que se ordenó que se hicieran los ajustes a las escalas salariales de quienes ganan más del sueldo mínimo. Inmediatamente al anuncio ya los especuladores de oficio incrementaron los precios de diversos rubros dejando prácticamente sin efecto la medida de aumento. Por otro lado es claro que ante la ola especulativa a gran escala un 30% no significa mayor cosa para el golpeado bolsillo de los trabajadores, igualmente muchos de los trabajadores ven como las promesas de acabar con su estado de tercerización dependen ahora de la voluntad del patrono, en fin las condiciones económicas que se viven en la actualidad, la especulación por parte de las mafias y particulares hacen que la vida de la población experimente un progresivo deterioro entre el discurso vacilantes y de burla de los patrones de la empresa privada y de importante número de las públicas , administradas por el gobierno. Esto reafirma que los trabajadores confirman que su situación realmente cambiará no con paños calientes sino con la revolución socialista que arranque el poder de la mano de los burgueses.

La tercerización como forma de sobreexplotación y de flexibilización laboral seguirá existiendo a pesar la LOTTT, porque ningún Estado burgués está interesado realmente en hacer que desaparezcan las diversas formas de explotación, por su condición de clase. La tercerización permite a los capitalistas obtener una mayor rentabilidad, de allí que quien la permite actúa a favor de los burgueses, que en este país son propietarios del 93,23% de las empresas del país. Las leyes burguesas permiten mantener a algunos sectores de proletarios sobreexplotados, precarizados y divididos como una expresión más del poder burgués, que se manifiesta en el control del estado, que también aplica las mismas medidas de precarización a sus trabajadores y a otros de diversas instituciones públicas. Si fuera interés del gobierno eliminar definitivamente la tercerización, todos los trabajadores pasarían a ser trabajadores directos de la empresa principal inmediatamente, a disfrutar todas las reivindicaciones de los directos de la empresa. La solución no es ninguna vacatio legis, ni decir que se extiende el tiempo para “eliminar” la tercerización, deben ser contratados inmediatamente por la empresa principal con las mismas condiciones, lo permitiría un avance, comprendiendo que la solución definitiva es la lucha contra los capitalistas, preparando la unidad de la clase obrera combatiendo por las mejores condiciones de vida, como primer paso de la lucha por abolir las relaciones de producción capitalistas por vía revolucionaria como la única opción para eliminar estos flagelos capitalistas.

Un proletariado organizado y dirigido por el partido marxista leninista es garantiza de triunfo

Queremos reafirmar la necesidad del partido proletario como instrumento necesario para alcanzar la revolución socialista y consolidarla. Los actuales escenarios confirman la necesidad de prepararse para confrontar en diversos escenarios a las diferentes organizaciones de la derecha tanto nacional como internacional que se dan la mano para unir fuerzas en su ofensiva contra el proceso de cambio que se desarrolla en Venezuela.

En este sentido vemos como el principal vocero del imperialismo mundial Barack Obama se pronuncia sobre nuestro país calificándolo de amenaza para la seguridad de los EE.UU. Esta declaración nos deja en claro las intenciones del imperialismo en contra de nuestro país. Luego de estas declaraciones los pueblos del mundo reaccionaron, desarrollando diversas acciones de solidaridad con nuestro país y de abierto rechazo a la descarada injerencia del imperialismo norteamericano en nuestras tierras. Luego de todas estas manifestaciones el imperialismo norteamericano tácticamente ha bajado un poco el tono de sus declaraciones; sin embargo pensamos que es un error bajar la guardia pensando que el imperialismo está derrotado definitivamente. No podemos ser triunfalista, pues la amenaza sigue en pie, e incluso entre las decenas de declaraciones posterior a la amenaza no hay una donde de manera formal se retracten de su acción por lo que consideramos que es claro el mensaje de que continuaran con su plan de agresiones.

Ante cualquier agresión del imperialismo la garantía de triunfo descansará sobre la fortaleza de la organización proletaria revolucionaria, no serán las organizaciones poli clasistas las que puedan dar respuestas en favor del proletariado, todo lo contrario estas vacilaran y dudarán dando pie a que el enemigo avance en sus acciones contra nuestras posiciones.

Ante la ofensiva del imperialismo proponemos la contra ofensiva revolucionaria tomando como orientación nuestras propuestas de programa:

a) Expropiación sin indemnización y socialización de las grandes empresas nacionales y transnacionales, que serán entregadas a los trabajadores organizados en consejos obreros para su administración, ejerciendo el control obrero bajo la dirección del Estado socialista. Esto debemos impulsarlo respaldado con el ejemplo de las experiencias nuestras sobre las empresas nacionalizadas.

b) Confiscación de la fortuna de los conspiradores y contra revolucionarios. Incorporar nombres como por ejemplo Mendoza, Capriles como forma de profundizar las contradicciones e identificar con mayor fuerza al enemigo.

c) Disminución de los altos funcionarios y nivelación proporcional con el salario del trabajador. Hacer de esto una medida complementaria a la lucha contra la especulación y el acaparamiento, sumar a esto la propuesta de congelación de precios.

d) Armamento del pueblo, organizado estratégicamente para la defensa de la soberanía, cualificar permanentemente la milicia obrera y popular 

Además de esto nuestros militantes deben centrar su atención en lo siguiente:

a) Estudiar los documentos de nuestro partido de manera orgánica

b) Cualificar de manera permanente nuestras correas de transmisión hacia las masas.

c) Desarrollar una ofensiva propagandística en general y los diferentes sectores en particular. Redoblar la marcha.

d) Desarrollar una ofensiva en lo económico, cada militante en permanente búsqueda de recursos de diferente índole para garantizar la operatividad de la organización. (hacer llegar el documento sobre el estímulo de la propaganda hasta los organismos)

Venezuela, mayo de 2015. CC del PCMLV.

3 comentarios:

Federico Manuel Olveira dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Federico Manuel Olveira dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Federico Manuel Olveira dijo...

Hola.
¿Por qué en la revista no figura el comunicado del Partido Comunista de Benin? Intente entrar a la pagina del PCB "La Flamme" y no existe más la pagina ¿qué pasó?