viernes, 27 de septiembre de 2013

La nacionalización socialista durante la dictadura del proletariado



Por: Pedro Meléndez.
Acero Revolucionario 23.


El desarrollo del capitalismo creó las bases fundamentales para la socialización socialista de la industria, tanto maquinizada, de transporte, medios de comunicación, bancos, etc. El estado proletario desde el inicio del período de transición, es decir, luego de la toma del poder por la clase obrera y el partido marxista leninista, nacionaliza la gran producción capitalista.

La nacionalización socialista, es la abolición revolucionaria por parte del Poder obrero campesino, de la propiedad de las clases explotadoras y transformación en propiedad estatal, socialista, en patrimonio de todos lo explotados y oprimidos. La nacionalización socialista elimina, suprime la contradicción fundamental del capitalismo, que es la contradicción entre el carácter social de la producción y la forma privada de apropiación de la misma. La nacionalización elimina las trabas de las viejas relaciones de producción y permite un amplio desarrollo de las fuerzas productivas.

La nacionalización socialista, en primer lugar, elimina la propiedad capitalista sobre los medios de producción, con lo que destruye la dominación económica de la burguesía del país en cuestión. En segundo lugar, suministra una base económica a la dictadura proletaria, les entrega a los trabajadores las posiciones dominantes de la economía nacional. Se reafirma con esto, la propiedad social sobre los medios de producción como base de las relaciones socialistas de producción.

La nacionalización de la gran industria, que es la rama más importante de la economía, tiene una importancia decisiva para construir el socialismo. Paralelamente se debe dar la expropiación de los bancos, transporte, medios de comunicación, grandes empresas del comercio interior y exterior, cadenas de intermediarios, etc. Al llevarse a cabo la nacionalización de la banca, la burguesía pierde una de sus grandes fortalezas que le sirven de dominación económica sobre el pueblo trabajador y el Estado revolucionario obtiene un aparato económico centralizado y ramificado que, después de pasar internamente por una transformación revolucionaria, se usa para construir el socialismo. La nacionalización del comercio exterior es fundamental para asegurar la independencia económica del país con respecto al mundo capitalista.

Importante es acabar con las supervivencias del feudalismo, es decir, con la propiedad de los grandes terratenientes. Para ello, el Estado proletario confisca de manera inmediata las tierras de los grandes terratenientes con todo su ganado y explotaciones. Una parte de las tierras se entregan a los campesinos trabajadores; la otra parte se usa para organizar grandes empresas agrícolas del Estado.

El programa del Partido Comunista Marxista Leninista de Venezuela expresa que todas las expropiaciones de los medios fundamentales de producción se harán sin indemnización alguna y, en casos comprobados, se llevará a cabo la confiscación de los bienes y las fortunas de los antiguos dueños de los mismos.

2 comentarios:

dietlord dijo...

Oye hermano, yo soy comunista, marxista-leninista-chavista y soy dominicano. En pais casi no hay marxistas-leninistas, por eso sigo fielmente al gobierno marxista-leninista-chavista del presidente Nicolas Maduro y los articulos que ustedes publican. Gracias, que Dios lo bendiga a todos ustedes !!

John Hoyt dijo...

estamos ante una utopia reaccionaria que se repite en condiciones diferentes a las de Cuba de los años de la década de 1960, donde se hizo pasar las nacionalizaciones o tendencia capitalista "radical", concentración de la propiedad privada en el Estado, como socialización de la propiedad, sin destrucción del Estado. ¿Dictadura del proletariado sin destrucción de la estructura económica y su aparato militar? ¿Dictadura del proletariado donde existen todas las categorías del modo de producción capitalista?